Audiencia tardía con un rey

Imagenes destacadas:

Descripción

  Esta pieza está modelada con arcilla partiendo de diferentes imágenes de Juan Carlos I, previo rey en España, quien abdicó en favor de su hijo Felipe VI en 2014. Quería hacer este retrato de Juan Carlos I de modo que sea una caja de sugerencias, donde el público puede compartir sus opiniones, sugerencias o inquietudes sobre la escena política, escribiéndolas en una nota de papel que se colocará dentro de la cabeza. Hacer que la escultura sea el centro de una reunión a la que todas las personas están invitadas a formar parte. Los papeles que la gente ha depositado en su interior han sido quemados, dejando marcas en la cerámica, convirtiéndose en una metáfora de cómo muchas personas se sienten sobre la realeza y la democracia, la sensación de no ser escuchados y  que nuestras opiniones no se tengan en cuenta. Además, apela a la importancia de compartir nuestras opiniones políticas como un derecho democrático que siempre trascenderá a nuestra cultura de una forma u otra. Intento presentar mi obra de arte de una manera que invite al espectador a interactuar con la pieza, dándoles la oportunidad de ser parte de ella y crear una conexión más fuerte con el concepto. Con esta pieza, quiero hacer preguntas sobre la situación pasada y presente, sobre cómo la transición de una dictadura a una democracia ocurrió en 1975 con la coronación de Juan Carlos I. También estoy interesado en hacer un análisis comparativo con otros países donde la realeza sigue siendo parte de la escena política.   --------------------------

EVENTO:

Esta es una invitación abierta a todas las personas para participar en una conversación sobre la monarquía en la situación política actual. El uso del retrato del previo rey en España se utiliza como un ejemplo de la escena actual en España y cómo la realeza todavía juega un papel en la escena política, no sólo en España, también en otros países donde la realeza es aún parte de la escena política y/o social. Quiero ser imparcial, la pieza es independiente de mis propias opiniones para así dar la bienvenida a diferentes puntos de vista, donde el retrato se convierte en un desencadenante para iniciar conversaciones sobre la realeza como parte de un sistema democrático. Este retrato ha sido modelado de una manera que representa la contradicción que encuentro entre la coexistencia de una monarquía en un sistema democrático. Por esta razón, esta pieza es al mismo tiempo una "caja de votación o buzón de sugerencias" donde puedes depositar tú opinión. Estos trozos de papel permanecerán dentro del retrato para ser quemados, de modo que cada opinión dejará una marca en la cerámica. Con esto, quiero hacer un llamamiento a la importancia de compartir nuestras opiniones y preocupaciones sobre la política y potenciar el papel de las personas en un sistema democrático, incluso cuando sentimos que nuestras voces son ignoradas, si hablamos entre nosotros, dejaremos marca.

© 2021 Pablo Carrión.